R-C1/33-1-13/8 Serrano

Ante la llegada de los refuerzos procedentes de Sevilla, los alborotadores, provistos de armas, así como gran parte de la población guiados por el miedo, huyeron a los montes cercanos. Los guardias de asalto procedieron entonces a la investigación de los hechos a las órdenes del Capitán Rojas, quien dispuso el registro de los domicilios de los sospechosos que habían participado en el ataque al Cuartel de la Guardia Civil.

Descargar:  72,9 Kb