R-C1/33-1-13/30 Serrano

En la madrugada del día doce habían llegado a Casas Viejas los refuerzos procedentes de Madrid y Jerez. Las calles del pueblo se vieron invadidas por guardias de asalto y guardias civiles que efectuaron registros de domicilios y detenciones de los sospechosos que aún quedaban en la población.

Descargar: 78,7 Kb

R-C1/33-1-13/32 Serrano

A las diez de la mañana del día doce el panorama era desolador. Sólo los muros de piedra de la tosca vivienda permanecían en pie. En el interior se pudo ver los cuerpos de “Seisdedos”, una mujer y el guardia de asalto tomado como rehén. El humo procedente de la combustión de los cadáveres era aún visible cuando un grupo de guardias de asalto y los periodistas visitaron el lugar de los hechos.

Descargar: 103,5 Kb

R-C1/33-1-13/35 Serrano

A las cinco de la mañana se lanzan bombas de mano pero no explotan. Fue entonces cuando se decidió arrojar contra la casa tapones envueltos en trapos impregnados en gasolina y atados a piedras. Pronto, la techumbre de paja y ramas de la choza, que había resistido gracias a la piedra de sus muros, comenzó a arder. En medio de la oscuridad, la choza se convirtió en un infierno. Se vio salir del interior a algunos de sus ocupantes asfixiados por el intenso humo.

Descargar: 119,8 Kb